jueves, 5 de febrero de 2009

Ella



Ella… que apareció entre estrellas y luceros
la que tiene manos blancas, corazón sincero,
se clavó en mi alma y provoco un destello…
me conjuro un hechizo y el amor más bello.


Me sonríe y vive la vida con tanta ternura,
y no sabe que quiero acariciarle su figura,
entrar en su alma y corazón por una fisura
Beber del néctar de sus labios su dulzura…


Tengo de aliados a este amor y al tiempo
la esperanza que mantiene sentimientos,
esta fe en mí que divisa... el futuro incierto,
un corazón puro y sincero para ella abierto.


¿Hasta dónde llegaré con este mi sentir?
que es agua en sus manos sin poder fluir,
es alegría y tristeza en mi corto vivir…
el amor que me rodea, no puedo resistir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario